Pierdo el tiempo.

"Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos"

Lovers

jueves, 16 de diciembre de 2010

Segunda escena, onceavo capítulo

Es tarde cuando llega. Coge las llaves del bolsillo rápidamente, en la calle hace mucho frío. Las mete en la cerradura, abre la puerta y entra en la casa intentando no hacer demasiado ruido. Sí, es más tarde de lo que había esperado.
No enciende la luz. En la oscuridad parece que desaparece y eso es lo que busca ahora mismo.
Víctor la enciende por ella. Baja las escaleras. No sabe cómo calificar su cara.
- ¿Dónde has estado? Estaba preocupado.
- No ha sido un buen día.
- Eso no es una excusa. Estaba preocupado – repite -. Además, has dejado el teléfono encima de la mesa, no sabía cómo localizarte.
- Lo siento. Debería haber avisado.
- Claro que sí. Yo me voy a la cama, mañana tengo que madrugar, no sé si lo recuerdas. Tu cena y la de Bruno están en el horno, por si tenéis hambre. Por cierto, ¿dónde está?
Nudo en el estómago. Frío repentino. Dedos inquietos que tiemblan. Ojos que bailan. Pestañas que abanican.
- Se ha ido – Es simple de decir, pero complicado de pensar.
- ¿A dónde?
- Se ha ido.
Víctor frunce el ceño. No entiende bien qué es lo que está pasando pero, por la cara de la chica, sabe que se trata de algo serio.
- Pero, ¿volverá?
- No lo sé – y, de pronto, la idea la aterroriza.

1 comentario:

65segundos dijo...

me encanta tu novela :)